Razones para no querer ayudar

Muchas son las ocasiones donde podemos ayudar a los demás y no lo hacemos. Vemos a un indigente pidiendo dinero, una chica a la que están acosando, una señora que está sangrando y pide socorro,… y miramos hacia otro lado. A continuación veremos algunas de las causas que frenan nuestro altruismo:

  • La norma de “ocúpate de tus asuntos”. Cuando sabemos que a un niño le pegan sus padres no solemos hacer nada porque creemos que se trata de asuntos familiares. Pensamos que es una falta de respeto meternos en la vida privada de los demás.
  • La responsabilidad diluida. Éste fenómeno social explica por qué cuantas más personas haya, menos probabilidades hay de que alguien ayude (como suele pasar en las grandes ciudades frente a los pueblos). Si vemos a una chica inconsciente en el suelo rodeada de gente tendemos a no sentirnos responsables, porque una de dos: o alguien habrá llamado ya a la ambulancia, o el tema no es tan grave porque nadie hace nada. Por el contrario, si hay muy pocas personas o estamos solos, mayor responsabilidad tendremos y será más probable que ayudemos.
  • Los elevados costos y riesgos que podemos correr al prestar ayuda. Cuando alguien necesita ayuda, solemos evaluar primero la situación, aunque sea de forma inconsciente. Si los costos o riesgos son muy elevados, podemos optar por no querer ayudar, como por ejemplo, si por ayudar vamos a perder un vuelo muy importante o por miedo a que nos hieran a nosotros también.
  • Que la persona no se merezca la ayuda. Aparte de evaluar previamente posibles costos y riesgos también evaluamos si la persona se merece la ayuda o no. ¿Nos ha ayudado esa persona cuando éramos nosotros los que la necesitábamos? ¿Le es imprescindible que alguien lo auxilie?
  • Que el que pide ayuda no se parezca a nosotros. Al igual que cuanta más afinidad tenga con nosotros más querremos prestarle ayuda, si difiere mucho de nosotros no querremos. Por ejemplo, tendemos más a ayudar a personas de nuestra familia, de nuestro círculo de amigos, de nuestra tribu urbana,…
  • Los valores individualistas y egocéntricos. Son valores que priman el bien propio por encima de todo, muy potenciados en las sociedades capitalistas e individualistas como la nuestra. “Primero yo y después los demás”.

Imagen: Kankajo solidario.

Escrito por Ales el 25 abril, 2011 | 1 comentario
Etiquetas: , , , , Sociedad

Sanamente.com (@sanamente) (@sanamente) | 25 de abril de 2011 | 3:23 pm

Nueva Entrada: Razones para no querer ayudar http://sanamente.com/razones-para-no-querer-ayudar/

Déjanos tu comentario