La importancia de lavarse las manos

lavarse manos

Aunque nos lavemos las manos antes de comer o después de ir al baño, no es suficiente. Existen multitud de bacterias y enfermedades que podemos coger, por un descuido. Es importante lavarnos las manos a menudo.

Los trabajadores de bares y restaurantes de EE.UU, entre otros lugares, tienen la obligación de lavarse las manos antes de volver al trabajo tras un descanso o después de haber acudido a los aseos; no hacerlo es delito. Aunque en España existan las mismas recomendaciones, al no ser delito, no podemos cerciorarnos que se haga. Las recomendaciones, de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, se extienden también al ámbito del hogar: «lavarse las manos antes de preparar alimentos y después de ir al baño; lavar todas las superficies y el menaje usado durante la preparación de la comida, proteger los alimentos y la cocina de insectos y guardar los alimentos en recipientes cerrados».

Las bacterias y virus de origen fecal, hongos, parásitos, contaminantes tóxicos naturales, ambientales o agrícolas e incluso de los propios envases de plástico o de metal pueden llegar a contaminar los alimentos. También pueden contaminarse con cosas como huesos, astillas, cristales, trozos de madera y metal e incluso animales muertos. Por ello, hay que tener cuidado con la higiene nuestra y todas aquellas cosas que escapan de nuestra mano.

Para prevenir este posible contagio existen una normativa muy estricta y escrupulosa para la elaboración y manipulación de alimentos pero a veces puede fallar. En nuestra vida privada debemos mantener una perfecta higiene. El hecho de lavarse las manos con jabón es una de las maneras más eficaces de prevención de muchas enfermedades.
¿Cuándo debe lavarse las manos?

  • Antes, durante y después de preparar alimentos.
  • Antes de comer o beber.
  • Antes y después de atender a alguien que esté enfermo.
  • Antes y después de curar heridas.
  • Después de ir al baño.
  • Después de cambiar pañales a un niño.
  • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Después de haber tocado animales o recogido sus excrementos.
  • Después de tocar basura.
Escrito por Sara Sánchez el 8 marzo, 2013 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Salud

Déjanos tu comentario