La importancia de la alimentación en la adolescencia

La adolescencia es un periodo de la vida marcado por los cambios tanto físicos como emocionales. Durante este tiempo los jóvenes experimentan un crecimiento y un desarrollo sexual que influye directamente en un cambio de hábitos personales y sociales.

Su masa muscular y ósea adquiere el 20% de la talla y el 50% del peso que llegarán a tener durante la edad adulta, así que el calcio y el hierro son fundamentales durante este periodo. La leche y sus derivados, el pescado las verduras y los frutos secos son alimentos que ayudan al crecimiento de la masa ósea. Los huevos, la carne magra y las verduras de hoja verde nos procuran el hierro necesario para un correcto desarrollo de la musculatura.

El gasto de energía del organismo durante la adolescencia es considerable, así que los hidratos de carbono que encontramos en las legumbres, tubérculos y frutas son idispensables para evitar el cansancio o el abatimiento que puede derivar en sedentarismo. Las vitaminas naturales de frutas y verduras no sólo nos aportaran una fuente inestimable de energía si no que ayudaran a la síntesis correcta de las proteinas implicadas en el crecimiento. Durante este tiempo de cambio continuo, es fundamental prestar atención, fomentar y arraigar unos correctos hábitos alimenticios.

Los intereses de nuestros jóvenes varian sustancialmente y las modas y la importancia de sentirse aceptado dentro de unos roles y patrones sociales cobra una importancia vital que puede terminar convirtiendo este periodo en un tiempo inestable y angustioso muy perjudicial para el desarrollo madurativo positivo. El papel indiscutible que juega la imagen en la adolescencia en muchisimas ocasiones indice en una “relación” incorrecta con la alimentación.

Las exigencias externas como la televisión las revistas o el entorno inmediato marcan la búsqueda personal del propio estilo, y durante este periodo muchos adolescentes corren el riesgo de desarrollar desórdenes de tipo alimenticio. La planificación de una dieta equilibrada y la atención continuada para adquirir y consolidar el papel primordial que juegan los alimentos para el perfecto equilibrio orgánico y emocional, nos ayudaran a evitar que las severas exigencias personales terminen creando patrones y hábitos negativos que son muy difíciles de corregir. La autoestima puede ser uno de los grandes perdedores de esta etapa, y todo el crecimiento madurativo positivo puede truncarse si no otorgamos a la dieta la importancia primordial que tiene para el bienestar físico y psíquico.

Imagen: Hoy padres

Escrito por Anabel el 2 diciembre, 2011 | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , Niños y jóvenes

Sanamente.com (@sanamente) (@sanamente) | 2 de diciembre de 2011 | 1:54 pm

Nuevo: La importancia de la alimentación en la adolescencia http://t.co/6Umt6uMV

Déjanos tu comentario