El desarrollo de la empatía en la niñez

La empatía es una capacidad muy importante a la hora de relacionarnos con los demás, pero no la poseemos nada más nacer, sino que la vamos desarrollando a medida que crecemos e interactuamos con la gente que nos rodea. Como otras muchas habilidades, la experiencia empática del niño va evolucionando a la par que sus capacidades cognitivas aumentan.

Durante su primer año de vida ni siquiera es capaz de distinguir entre su propio yo y los otros, así que probablemente cuando sienta una emoción no tenga muy claro de quién proviene, si de él mismo o de otra persona. Ya tras este período comienza a entender que los demás son entidades físicamente separadas del yo, aunque todavía puede confundir los sentimientos de los demás con los suyos propios. Muestra de ello es que sus esfuerzos por ayudar a los demás consisten en proporcionar a éstos lo que a ellos mismos más les reconfortaría. Un ejemplo que creo ilustrativo es aquella situación en la que, al ver llorar a su madre, el niño se acerca a ella para ofrecerle su muñeco.

Ya más adelante, hacia los dos o tres años de edad, el niño comprende que las demás personas no son sólo entidades físicamente diferentes de él, sino que también poseen estados internos (conjunto de emociones, pensamientos, motivaciones,…) independientes de los suyos. Así poco a poco irá comprendiendo cada vez mejor cómo actúan, piensan y sienten los demás.

Y ya cara el final de la etapa infantil el niño será consciente de que los otros son individuos con una identidad y unas experiencias vitales que transcienden a la situación inmediata. Es decir, se da cuenta de que, por ejemplo, si su padre está triste, lo ha estado ayer, lo está hoy y lo estará mañana, y que detrás de ese sufrimiento hay  una historia previa. Su capacidad empática va desarrollándose hasta que, finalmente, puede llegar a empatizar con todo un grupo social, por ejemplo, comprender y compartir el dolor de una familia al fallecer la mascota de la casa.

Imagen: Club de lectura para padres y madres.

Déjanos tu comentario